4 cuidados de gafas de presbicia a tener en cuenta

 

  1. Las gafas de presbicia no deben quitarse cogiéndolas de la varilla. 

 

 

Este es el impulso natural que tenemos todos.

¿Por qué no es bueno hacer esto con las gafas de presbicia?

Porque al ser gafas de vista cercana, nos las quitamos para ver de lejos.

¿Sabía que podemos llegar a quitárnoslas alrededor de 50 veces al día?.

Esto implica un impacto constante en la misma varilla y a la larga es posible que se salga el tornillo. Para ello aconsejamos quitarse la gafa de lectura cogiéndola por la montura.

Esa es la mejor manera de mantener tus gafas de vista cansada intactas.

 

  1. Lava tus gafas de farmacia con jabón neutro y sécalas con un paño limpio.

Esta es la mejor manera de eliminar restos de grasa de las lentes.

Para mantener limpias tus gafas de presbicia, te aconsejamos que una vez al día las limpies con agua, jabón y un paño de algodón limpio.

Durante el resto del día puedes utilizar la gamuza para limpieza de gafas.

 

  1. Nunca coloques las gafas de lectura boca abajo, ni sueltas en un bolso.

Los cristales, aunque lleven un tratamiento de endurecimiento, son delicados, las gafas de farmacia de calidad deben ir en su funda si vas a meterlas en un lugar donde se pueden rayar con facilidad.

Debemos tratarlas con mimo si queremos que nos duren tiempo.

 

  1. Evita la exposición al sol y al calor de tus gafas de presbicia.

El sistema que se utiliza para poder cambiar las lentes de las gafas es sometiendo la montura a calor durante un corto espacio de tiempo.

Si nosotros sometemos a un calor directo nuestras gafas de lectura podemos conseguir que las lentes se aflojen de la montura y eso no nos combine.

Mantén siempre tus gafas de presbicia lejos de fuentes de calor y del sol directo durante espacios largos de tiempo.

 

¿Quieres conocer más sobre farmamoda?

Compartir esto en:
Publicado en Blog farmamoda.